Merci Beaucop

 

Algo que habla muy bien de un “producto”, es que no se pueda describir fácilmente, y que siempre esté esa decisión entre denominarlo en algo muy bonito, o algo muy rico. Eso pasa cada vez que vea/pruebe algo hecho en Merci.

Hace unos días nos llegó un regalo increíble, una joya que parecía traída de Paris pero con toques “artesanales” que le quitaban un poco lo rígido de la pastelería sofisticada, pero mantenía el glamour de una torta hecha para ser protagonista en cualquier mesa, en serio cualquiera.

Merci como empresa, es estupenda porque maneja una línea difusa entre el diseño y la pastelería. Lo digo porque si ustedes por ejemplo entran a su cuenta de Instagram, tendrán un paso a paso de emociones que no sabrán manejar:

  1. “Ufff esto se ve muy rico”.
  2. “¿Esto es bogotano? ¿será de aquí?”.
  3. “Sí es bogotano, pero ¿hacen food styling o venden estas delicias?”.
  4. “Super lindas esas maticas”.
  5. “Pidamos todo”.

Y este tipo de sensaciones que brinda una marca como Merci, difícilmente se encuentran en nuestro entorno; van mucho más allá de vender pastelería, y de hecho, tras bambalinas nos encontramos con que sus artífices tienen ambos oficios. En serio los invitamos a disfrutar de ambos escenarios, el gráfico que encontrarán siguiendo sus redes, y el exquisito de pedir alguno de sus productos.

Observación 1: Nos encantó la torta de zanahoria y amapola, pero como nos volvimos clientes, también les recomendamos el pan de banano.

Observación 2: Gracias Paola.

@mercibogota

%d bloggers like this: